martes, 10 de julio de 2018

Madrid.


Madrid solo fue
un escaparate,
una ilusión aleatoria
donde jugar a la ruleta rusa.

Aposté todo para perderlo,
arriesgando tu nombre
y el tacto de tu sonrisa
en cada madrugada.

Y perdí.

Traté de ser rey,
pero la corte
solo necesitaba bufones
en las bocas de metro.

Quererse
no estaba de moda
o eso pensaba yo,
que la vida solo dura un instante.

Así que me disparé
un tiro en la sien
y acerté con la única bala
que se aloja en mi cerebro.

Madrid,
aún hoy
recuerdo sus calles
y el olor a humedad de sus tripas
escondiéndome de la realidad,
¡maldito caleidoscopio!




martes, 3 de julio de 2018

Cuaderno de bitácora.


Día 18.

Puedo oír el deseo
bajo mi pecho y tu falda
a solo un pensamiento del encuentro
para amarnos despacio.

Puedo sentir como se agita el mar  
y se hace ola creciente
en la trastienda
el tacto que nos prende,
cómo ávidas
las manos otorgan su sexo
desnudando la cita y la piel.

Profanar el cuerpo,
penetrar en él vaciando el alma,
asir sin más el destino.
Vomitar el brío que nos quema
con cada envite, en cada gemido delegado,
ejecutar
y a la vez morir en el resuello.
En eso consiste el instante
para no perdernos en el tiempo
que nos conceden.

Día 18.

Late el deseo
bajo el pecho extenuado
y la desnudez de dos sexos febriles,
la falda y los vaqueros
aún yacen en el suelo como testigos.

El mar…
poco a poco se hace balsa.




lunes, 2 de julio de 2018

Si me miras...



Si tú me miras,

muero preso en la cárcel

que son tus ojos... 


                                                          Senryu


lunes, 18 de junio de 2018

Te he soñado...

Formar parte de un sueño
deslenguado,
impropio deseo
de marea creciente.

Sentir como se ciñe
tu pecho a mi quimera
en busca de unos labios
figura-dos
al tiempo que rasga la noche
un ímpetu voraz,
acompasado de caricias poseídas
y cuerpos exhaustos.

Al alba
solo un lienzo húmedo
que me arropa el hechizo,                   
mientras, surca la estancia
un aroma sutil a cuerpo extenuado.

                         Y sé que te he soñado…



domingo, 10 de junio de 2018

Ayer me besó...


Ayer me besó

me besó
       me besó
              me besó
                    me besó
                           me besó
                            la besé…

y en sus labios descubrí
el sabor de lo infinito.